22 de julio de 2013

  • 7/22/2013 08:52:00 a. m.
Francisco llegará hoy a Brasil, donde presidirá la Jornada Mundial de la Juventud ante unos dos millones de personas, entre ellas más de 40.000 argentinos, y se espera que imparta claras directrices para los católicos del mundo.

El vuelo de la empresa Alitalia que traslada al papa argentino Jorge Bergoglio partió desde el aeropuerto Fiumicino a las 8.55 hora local (3.55 en Argentina) y se prevé que llegue al aeropuerto Galeao/Antonio Carlos Jobim a las 16 hora local.

El primer ministro italiano, Enrico Letta, se despidió de sumo pontífice en la pista, consignó la agencia de noticias DPA.

"Llego a Río en unas horas y mi corazón está lleno de gozo porque dentro de poco estaré con ustedes para celebrar la XXVIII JMJ", publicó Bergoglio en pleno vuelo a través de su cuenta de Twitter.

Se trata del primer viaje al extranjero del Pontífice desde su nombramiento.

Como actividad oficial, hoy sólo recibirá el saludo por parte de las autoridades.

Se espera que hasta dos millones de peregrinos asistan a la Jornada Mundial de la Juventud.

En el marco de su visita a Brasil, además, el papa visitará el miércoles el santuario mariano de Aparecida.

Apenas pise suelo brasileño, el Papa será recibido por la presidenta Dilma Rousseff.



Luego de esa peregrinación se dirigirá en helicóptero al Palacio de Guanamara donde será recibido por la presidenta Rousseff.

En el encuentro le propondrá una acción articulada en contra de la pobreza.

En Brasil se percibe un clima de fiesta por la llegada del Papa y los millones de jóvnes que participarán del encuentro no creen que nada malo suceda.

El jueves los argentinos tendrán la oportunidad de un encuentro a solas con Francisco,ya que se reunirá con ellos en un estadio para 15 mil personas en Río de Janeiro,ubicado al lado del sambódromo.
Su deseo de recorrer las calles de Río sin el Papamóvil blindado, obligó a los encargados de seguridad a redoblar las medidas para preservar la integridad del Sumo Pontífice.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

El Papa llega a Río para la Jornada Mundial de la Juventud

Francisco llegará hoy a Brasil, donde presidirá la Jornada Mundial de la Juventud ante unos dos millones de personas, entre ellas más de 40.000 argentinos, y se espera que imparta claras directrices para los católicos del mundo.

El vuelo de la empresa Alitalia que traslada al papa argentino Jorge Bergoglio partió desde el aeropuerto Fiumicino a las 8.55 hora local (3.55 en Argentina) y se prevé que llegue al aeropuerto Galeao/Antonio Carlos Jobim a las 16 hora local.

El primer ministro italiano, Enrico Letta, se despidió de sumo pontífice en la pista, consignó la agencia de noticias DPA.

"Llego a Río en unas horas y mi corazón está lleno de gozo porque dentro de poco estaré con ustedes para celebrar la XXVIII JMJ", publicó Bergoglio en pleno vuelo a través de su cuenta de Twitter.

Se trata del primer viaje al extranjero del Pontífice desde su nombramiento.

Como actividad oficial, hoy sólo recibirá el saludo por parte de las autoridades.

Se espera que hasta dos millones de peregrinos asistan a la Jornada Mundial de la Juventud.

En el marco de su visita a Brasil, además, el papa visitará el miércoles el santuario mariano de Aparecida.

Apenas pise suelo brasileño, el Papa será recibido por la presidenta Dilma Rousseff.



Luego de esa peregrinación se dirigirá en helicóptero al Palacio de Guanamara donde será recibido por la presidenta Rousseff.

En el encuentro le propondrá una acción articulada en contra de la pobreza.

En Brasil se percibe un clima de fiesta por la llegada del Papa y los millones de jóvnes que participarán del encuentro no creen que nada malo suceda.

El jueves los argentinos tendrán la oportunidad de un encuentro a solas con Francisco,ya que se reunirá con ellos en un estadio para 15 mil personas en Río de Janeiro,ubicado al lado del sambódromo.
Su deseo de recorrer las calles de Río sin el Papamóvil blindado, obligó a los encargados de seguridad a redoblar las medidas para preservar la integridad del Sumo Pontífice.