22 de julio de 2013

  • 7/22/2013 09:16:00 a. m.
Con tan sólo 17 años de edad, esta adolescente sufre de una enfermedad que hace que duerma entre 18 a 19 horas por día.

Una joven que vive en Pennsylvania y que sufre de un raro trastorno llamado Kleine Levin o más comúnmente conocido como el Síndrome de la bella durmiente, y que según se conoce alrededor de unas 1000 personas en el mundo la padecen.

Los largos períodos de sueño que esta adolescente atraviesa hace que pierda muchas veces la noción del tiempo, llegando un día incluso a no haber participado del día de acción de gracias con su familia.
Esta adolescente ha llegado a dormir hasta 64 días seguidos sin despertarse.
Han sido muchos los médicos que la han tratado y que sean quedado desconcertados al no saber qué tipo de medicamentos prescribirle.

También se conoce que las personas que sufren este tipo de enfermedad sufren muchas veces alucinaciones, episodios de desorientación, comportamiento infantil y otros síntomas parecidos propios a los de la Epilepsia y Narcolepsia.


Estos períodos de sueño prolongados sólo pasan unas cuantas veces en el año, ya hay muchas veces en la que el paciente no se encuentra del todo despierto en las horas en las que parecería que sí lo está.

Sin embargo parece que para Nicole esta enfermedad ha comenzado a tener menos efectos sobre ella gracias a unos medicamentos que le ayudan a controlar su cerebro y sus horas de sueño correctamente.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

La mayor parte de su vida se la ha pasado durmiendo

Con tan sólo 17 años de edad, esta adolescente sufre de una enfermedad que hace que duerma entre 18 a 19 horas por día.

Una joven que vive en Pennsylvania y que sufre de un raro trastorno llamado Kleine Levin o más comúnmente conocido como el Síndrome de la bella durmiente, y que según se conoce alrededor de unas 1000 personas en el mundo la padecen.

Los largos períodos de sueño que esta adolescente atraviesa hace que pierda muchas veces la noción del tiempo, llegando un día incluso a no haber participado del día de acción de gracias con su familia.
Esta adolescente ha llegado a dormir hasta 64 días seguidos sin despertarse.
Han sido muchos los médicos que la han tratado y que sean quedado desconcertados al no saber qué tipo de medicamentos prescribirle.

También se conoce que las personas que sufren este tipo de enfermedad sufren muchas veces alucinaciones, episodios de desorientación, comportamiento infantil y otros síntomas parecidos propios a los de la Epilepsia y Narcolepsia.


Estos períodos de sueño prolongados sólo pasan unas cuantas veces en el año, ya hay muchas veces en la que el paciente no se encuentra del todo despierto en las horas en las que parecería que sí lo está.

Sin embargo parece que para Nicole esta enfermedad ha comenzado a tener menos efectos sobre ella gracias a unos medicamentos que le ayudan a controlar su cerebro y sus horas de sueño correctamente.