28 de septiembre de 2015

Santo Domingo República Dominicana. Con la muerte del  niño Jeison Alexander Lorenzo Valdez de siete años ahogado dentro de una cisterna  y  Arsenio Polanco de 9 años de edad, calcinado al incendiarse la vivienda en que residía en sector Los barrancos provincia Elías Piña, suman 24 las muertes de niños relacionadas con negligencia o hechos criminales, ocurridos en los últimos 15 días, según reportes de la Policía dominicana. 
Estos casos presentados de forma cronológicos y como ocurrieron los hechos, traen preocupación en diversos sectores que piden la intervención de las autoridades y el sometimiento de los padres a la justicia.
Entienden que estos casos lamentables y trágicos pudieron ser evitables. Los niños en su mayoría menores de cinco años, provienen de hogares disfuncionales donde carecían de la figura del padre o de la madre, esta  realidad colocan a los niños en situación de riesgo, expuestos a múltiples peligros.
Fue el 13 septiembre cuando la  policía reportó  a muerte la noche del sábado de dos niños de seis y dos años en un incendio en la provincia Santiago Rodríguez, a unos 250 kilómetros al noroeste de Santo Domingo. La madre de los niños informó que había una vela encendida en la habitación donde dormían sus hijos.
Al día siguiente el 14 de septiembre,  dos hermanos menores de dos años murieron calcinados la noche del domingo en la comunidad rural de Pueblo Nuevo, a unos 70 kilómetros al Este de la capital dominicana, de acuerdo con un reporte policial. Aracelis Ramírez, madre de Xavier, de un año y ocho meses, y de Ariana, de siete meses, explicó que dejó una vela encendida en la habitación donde los infantes dormían, mientras ella salió un momento de la vivienda. El siniestro consumió en su totalidad la casa de madera, indicó la policía.
Ese mismo día, otro niño de un año y nueve meses murió por quemaduras la noche del domingo cuando su vivienda se incendió en el barrio Los Alcarrizos, al oeste de la capital, dijo el lunes Máximo Báez, vocero de la policía. De acuerdo con la versión de la madre del niño, el incendio se originó por una vela encendida.
 El 15 de septiembre, dos infantes de  siete  meses y un año  murieron a causa de  asfixia, en hechos separados, en el sector Villa Consuelo y en la ciudad  de Bonao.
El niño  Luis Carlos Tavarez Báez, de siete meses, murió a consecuencia de asfixia al ser dejado por su padre, Jorge Luis Tavarez Sánchez,   dentro de la  jeepeta Doge, color verde, placa I023542, luego de haber llevado sus otros dos hijos a la escuela y a su esposa en el lugar donde esta labora.
Mientras que en la ciudad de Bonao murió la niña Desesuany Cruz Santos, de un año, a causa de asfixia accidental, al pegársele un vaso plástico en la cara tapándole la boca y la nariz.
El reporte realizado por las autoridades  indica que, Danilsa Santos Fajardo, de 30 años, madre del infante, la acostó en un corral y que alrededor de dos horas después se percató que la misma tenía un vaso en la cara.
La Policía informó que dos hermanitos haitianos de 7 y 5 años de edad, murieron quemados al incendiarse la vivienda en que residían en el municipio Santa María, en la provincia Montecristi.
Se trata de Etibison y Estanley Felite, hijos de los haitianos Esperanso Felite, de 36 años y Celena Accional, de 29.
Los hermanitos muertos por quemaduras habían sido dejados solos en la referida vivienda con una vela encendida, lo cual se presume habría originado el fuego que redujo a cenizas el lugar.
En otro hecho lamentable en el patio de una casa del sector Capotillo, de la capital, fue encontrado ahorcado un niño con alambre del tendido telefónico atado al cuello.
Se trata de Ramsés Alexander, de cinco años quien había salido alrededor de las 4:00 de la tarde de la casa en que residía junto a su abuela. Por el hecho se envió a prisión preventiva  a Claudio Fernández Hernández, de 74 años, cumpla la medida en la cárcel La Victoria.
La Policía informó que murió una niña a causa de asfixia en el sector Villa Verde, La Romana.
Se trata de Iliana Michelle Jiménez Isaac, de un año y 10 meses, quien se asfixió mientras se encontraba acostada en una cama y quedó enredada en la sábana. Por el caso su padre está detenido.
Mientras que el bebé Wilmer Lerato Santos, de un año y cinco meses, se electrocutó cuando agarró un alambre electrificado dentro de la vivienda en que residía ubicada en el Distrito Municipal Rincón, La Vega.

La niña Rosmakeila Jiménez se ahogó cuando se bañaba en una piscina plástica instalada en la terraza de su casa, ubicada en la Urbanización Toribio Camilo, San Francisco de Macorís.
El 19 de septiembre,  dos niños murieron al caer dentro de una cisterna ubicada en su residencia del sector Cienfuegos, Santiago. Las víctimas son Abraham de Jesús Domínguez Martes, de un año y ocho meses de nacido, y Nazira Vaneza Jen Javier, de 4 años.
La Policía explicó que el infante Domínguez Martes fue encontrado ahogado en la cisterna de la casa en que residía junto a su madre Angélica Mari Martes, de 38 años, ubicada en la calle 4, número15, del referido sector.
La señora Martes, quien tiene cinco días que dio a luz, narró que por estar acostada no se percató que su otro hijo salió de la casa y cuando ella notó su ausencia empezó a buscarlo, encontrándolo en la referida cisterna.
Mientras que en una piscina de un hotel en Bávaro, La Altagracia, la niña Jen Javier murió ahogada mientras disfrutaba de un baño en la piscina donde se encontraba con su madre Giorjani Verónica Javier, de 27 años y Alfreene Rincón Santana, de 19.
La madre de ésta dijo que alrededor de las 6:00 de la tarde salieron al área del restaurant del hotel por unos 10 minutos y cuando regresaron encontraron a la niña ahogada. El cadáver de la menor fue levantado por la médico legista Dimas Bobea.
El 22 septiembre murieron ahogados tres niños al caer en una excavación llena de agua, en una escuela en construcción en el barrio Norte, ubicada en Dajabón.
Los menores, dos de 12 años y uno de 13, habrían caído en el área excavada realizada por equipos que trabajan en la preparación de un terreno donde el Gobierno construirá una escuela.

Los hoy occisos fueron identificados como Alex Manuel Rosario, de 12 años; Erick Cordero de 13 y la niña Ismauris Rivas de 12, quienes fallecieron por cauda de asfixia por inmersión.
Una brigada de la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil, miembros de la policía Nacional recuperaron los cuerpos de los niños fallecidos, quienes intentaban bañarse en el charco de aguas de lluvia.

El 15 septiembre, el Personal de salud del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 asistió a un niño de tres años que se intoxicó al consumir un medicamento psiquiátrico.

El niño se intoxicó, luego de que su padre le suministrara una dosis de esta medicina, con el propósito de tranquilizarlo.
Por la ingesta del medicamento, indicado para tratar pacientes psiquiátricos adultos, el infante sufrió una convulsión y tenía afectado el sistema nervioso. Fue asistido y trasladado por el personal de salud al hospital Doctor Vinicio Calventi.
El día 24 septiembre
La Policía Nacional informó que el cadáver de un recién nacido fue encontrado la noche del miércoles dentro de una funda plástica en el sector Villa María del Distrito Nacional. Según el vocero de la institución del orden, Máximo Báez Aybar, el bebé, de tez blanca, pelo negro y con un peso entre 4 y ocho libras, tenía aproximadamente un día de nacido.
El dia 27 de septiembre,  un niño de siete años murió ahogado dentro de una cisterna ubicada en una casa en construcción en el sector El Fundo, Baní, provincia Peravia.  

La víctima fue identidad como Jeison Alexander Lorenzo Valdez, quien era hijo de la señora María Valdez González, quien según la uniformada, había notificado la desaparición de su hijo la noche del viernes. Mientras que ese mismo día, un niño de 9 años de edad murió calcinado al incendiarse la vivienda en que residía en la calle Luz Celeste Lara, del sector Los barrancos, en la provincia Elías Piña.
Según la Policía, el padre del menor, Arsenio Polanco Díaz, dijo que cuando se originó el fuego el menor se encontraba acostado en una habitación de la casa, pero que no pudo sacarlo del lugar a pesar de los esfuerzos que hizo. El hombre también estaba acostado en otra habitación.

 Por Kattia Alcántara 
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

¡Alarmante! Muertes de niños en República Dominicana

Santo Domingo República Dominicana. Con la muerte del  niño Jeison Alexander Lorenzo Valdez de siete años ahogado dentro de una cisterna  y  Arsenio Polanco de 9 años de edad, calcinado al incendiarse la vivienda en que residía en sector Los barrancos provincia Elías Piña, suman 24 las muertes de niños relacionadas con negligencia o hechos criminales, ocurridos en los últimos 15 días, según reportes de la Policía dominicana. 
Estos casos presentados de forma cronológicos y como ocurrieron los hechos, traen preocupación en diversos sectores que piden la intervención de las autoridades y el sometimiento de los padres a la justicia.
Entienden que estos casos lamentables y trágicos pudieron ser evitables. Los niños en su mayoría menores de cinco años, provienen de hogares disfuncionales donde carecían de la figura del padre o de la madre, esta  realidad colocan a los niños en situación de riesgo, expuestos a múltiples peligros.
Fue el 13 septiembre cuando la  policía reportó  a muerte la noche del sábado de dos niños de seis y dos años en un incendio en la provincia Santiago Rodríguez, a unos 250 kilómetros al noroeste de Santo Domingo. La madre de los niños informó que había una vela encendida en la habitación donde dormían sus hijos.
Al día siguiente el 14 de septiembre,  dos hermanos menores de dos años murieron calcinados la noche del domingo en la comunidad rural de Pueblo Nuevo, a unos 70 kilómetros al Este de la capital dominicana, de acuerdo con un reporte policial. Aracelis Ramírez, madre de Xavier, de un año y ocho meses, y de Ariana, de siete meses, explicó que dejó una vela encendida en la habitación donde los infantes dormían, mientras ella salió un momento de la vivienda. El siniestro consumió en su totalidad la casa de madera, indicó la policía.
Ese mismo día, otro niño de un año y nueve meses murió por quemaduras la noche del domingo cuando su vivienda se incendió en el barrio Los Alcarrizos, al oeste de la capital, dijo el lunes Máximo Báez, vocero de la policía. De acuerdo con la versión de la madre del niño, el incendio se originó por una vela encendida.
 El 15 de septiembre, dos infantes de  siete  meses y un año  murieron a causa de  asfixia, en hechos separados, en el sector Villa Consuelo y en la ciudad  de Bonao.
El niño  Luis Carlos Tavarez Báez, de siete meses, murió a consecuencia de asfixia al ser dejado por su padre, Jorge Luis Tavarez Sánchez,   dentro de la  jeepeta Doge, color verde, placa I023542, luego de haber llevado sus otros dos hijos a la escuela y a su esposa en el lugar donde esta labora.
Mientras que en la ciudad de Bonao murió la niña Desesuany Cruz Santos, de un año, a causa de asfixia accidental, al pegársele un vaso plástico en la cara tapándole la boca y la nariz.
El reporte realizado por las autoridades  indica que, Danilsa Santos Fajardo, de 30 años, madre del infante, la acostó en un corral y que alrededor de dos horas después se percató que la misma tenía un vaso en la cara.
La Policía informó que dos hermanitos haitianos de 7 y 5 años de edad, murieron quemados al incendiarse la vivienda en que residían en el municipio Santa María, en la provincia Montecristi.
Se trata de Etibison y Estanley Felite, hijos de los haitianos Esperanso Felite, de 36 años y Celena Accional, de 29.
Los hermanitos muertos por quemaduras habían sido dejados solos en la referida vivienda con una vela encendida, lo cual se presume habría originado el fuego que redujo a cenizas el lugar.
En otro hecho lamentable en el patio de una casa del sector Capotillo, de la capital, fue encontrado ahorcado un niño con alambre del tendido telefónico atado al cuello.
Se trata de Ramsés Alexander, de cinco años quien había salido alrededor de las 4:00 de la tarde de la casa en que residía junto a su abuela. Por el hecho se envió a prisión preventiva  a Claudio Fernández Hernández, de 74 años, cumpla la medida en la cárcel La Victoria.
La Policía informó que murió una niña a causa de asfixia en el sector Villa Verde, La Romana.
Se trata de Iliana Michelle Jiménez Isaac, de un año y 10 meses, quien se asfixió mientras se encontraba acostada en una cama y quedó enredada en la sábana. Por el caso su padre está detenido.
Mientras que el bebé Wilmer Lerato Santos, de un año y cinco meses, se electrocutó cuando agarró un alambre electrificado dentro de la vivienda en que residía ubicada en el Distrito Municipal Rincón, La Vega.

La niña Rosmakeila Jiménez se ahogó cuando se bañaba en una piscina plástica instalada en la terraza de su casa, ubicada en la Urbanización Toribio Camilo, San Francisco de Macorís.
El 19 de septiembre,  dos niños murieron al caer dentro de una cisterna ubicada en su residencia del sector Cienfuegos, Santiago. Las víctimas son Abraham de Jesús Domínguez Martes, de un año y ocho meses de nacido, y Nazira Vaneza Jen Javier, de 4 años.
La Policía explicó que el infante Domínguez Martes fue encontrado ahogado en la cisterna de la casa en que residía junto a su madre Angélica Mari Martes, de 38 años, ubicada en la calle 4, número15, del referido sector.
La señora Martes, quien tiene cinco días que dio a luz, narró que por estar acostada no se percató que su otro hijo salió de la casa y cuando ella notó su ausencia empezó a buscarlo, encontrándolo en la referida cisterna.
Mientras que en una piscina de un hotel en Bávaro, La Altagracia, la niña Jen Javier murió ahogada mientras disfrutaba de un baño en la piscina donde se encontraba con su madre Giorjani Verónica Javier, de 27 años y Alfreene Rincón Santana, de 19.
La madre de ésta dijo que alrededor de las 6:00 de la tarde salieron al área del restaurant del hotel por unos 10 minutos y cuando regresaron encontraron a la niña ahogada. El cadáver de la menor fue levantado por la médico legista Dimas Bobea.
El 22 septiembre murieron ahogados tres niños al caer en una excavación llena de agua, en una escuela en construcción en el barrio Norte, ubicada en Dajabón.
Los menores, dos de 12 años y uno de 13, habrían caído en el área excavada realizada por equipos que trabajan en la preparación de un terreno donde el Gobierno construirá una escuela.

Los hoy occisos fueron identificados como Alex Manuel Rosario, de 12 años; Erick Cordero de 13 y la niña Ismauris Rivas de 12, quienes fallecieron por cauda de asfixia por inmersión.
Una brigada de la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil, miembros de la policía Nacional recuperaron los cuerpos de los niños fallecidos, quienes intentaban bañarse en el charco de aguas de lluvia.

El 15 septiembre, el Personal de salud del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 asistió a un niño de tres años que se intoxicó al consumir un medicamento psiquiátrico.

El niño se intoxicó, luego de que su padre le suministrara una dosis de esta medicina, con el propósito de tranquilizarlo.
Por la ingesta del medicamento, indicado para tratar pacientes psiquiátricos adultos, el infante sufrió una convulsión y tenía afectado el sistema nervioso. Fue asistido y trasladado por el personal de salud al hospital Doctor Vinicio Calventi.
El día 24 septiembre
La Policía Nacional informó que el cadáver de un recién nacido fue encontrado la noche del miércoles dentro de una funda plástica en el sector Villa María del Distrito Nacional. Según el vocero de la institución del orden, Máximo Báez Aybar, el bebé, de tez blanca, pelo negro y con un peso entre 4 y ocho libras, tenía aproximadamente un día de nacido.
El dia 27 de septiembre,  un niño de siete años murió ahogado dentro de una cisterna ubicada en una casa en construcción en el sector El Fundo, Baní, provincia Peravia.  

La víctima fue identidad como Jeison Alexander Lorenzo Valdez, quien era hijo de la señora María Valdez González, quien según la uniformada, había notificado la desaparición de su hijo la noche del viernes. Mientras que ese mismo día, un niño de 9 años de edad murió calcinado al incendiarse la vivienda en que residía en la calle Luz Celeste Lara, del sector Los barrancos, en la provincia Elías Piña.
Según la Policía, el padre del menor, Arsenio Polanco Díaz, dijo que cuando se originó el fuego el menor se encontraba acostado en una habitación de la casa, pero que no pudo sacarlo del lugar a pesar de los esfuerzos que hizo. El hombre también estaba acostado en otra habitación.

 Por Kattia Alcántara