27 de septiembre de 2015

Cuando, a mediados del 2014, después de poco más de 33 años residiendo en el exterior, exclusivamente en esta ciudad de Nueva York, pensábamos en que ya era tiempo de retirarnos del trabajo que actualmente aún desempeñamos, como Supervisor del Transporte Público de Autobuses, para la Autoridad Metropolitana de Transporte.  

Se nos ocurrió que podíamos tomar en cuenta las sugerencias que, por muchos años, recibíamos de cientos de nuestros amigos más allegados y compañeros del Partido de la Liberación Dominicana, para que optáramos por un cargo en el Comité Central o en la dirección estatal de nuestra organización.

En todas esas ocasiones, las que fueron numerosas, les contestamos a los  compañeros que no podíamos poner a competir nuestros conocimientos, ni nuestra capacidad intelectual en política, que tanto tiempo y sacrificio económico nos habían costado, con los recursos económicos de cualquier hoy funcionario o empresario que se decidiera a aspirar por el mismo cargo, pués lamentablemente hoy en día no existen los principios ideológicos que deben influenciar en la consciencia de un votante, sinó más bién, que el clientelismo es la base para que un ciudadano otorgue su voto al más acaudalado.

Esto lo pudimos comprobar al, después de ponderar la oportunidad que se había presentado, nos decidimos a buscar la posibilidad de representar a nuestro pueblo, como Diputado del Exterior, a partir del 16 de Agosto del 2016, en la Cámara de Diputados, ya que personalmente hemos puesto al 31 de Julio del próximo año como la fecha de retiro de nuestro actual trabajo, por lo que hicimos el anuncio de nuestra precandidatura. 

Pero, íOh sorpresa!;  inmediatamente, después de hacer públicas nuestras aspiraciones, casi todo el que se nos acercaba nos hablaba de dinero; de costosos proyectos de campaña, en los que estarían dispuestos a trabajar a nuestro lado.  Ahora muchos nos miran con sus caras alegres, y con la sonrisa "de oreja a oreja", y nos preguntan que: ¿Cuántos millones tenemos para la campaña?.

Nosotros pretendemos, si llegamos a ser  Diputado del Exterior, trabajar para que a los dominicanos que residimos fuera de nuestro país, se nos reconozcan y se nos permitan los beneficios que realmente merecemos; beneficios que hemos ganado por ser la principal fuente del ingreso de divisas a la economía de nuestro país; por ser uno de los sectores que más ingresos le produce al estado dominicano, a través de los altos impuestos que pagamos por los pasajes aéreos que compramos cuando viajamos a nuestro terruño, además del alto monto que consumimos e invertimos, cuando viajamos, por la elevada cantidad de dinero que llevamos en nuestras carteras.

Pretendemos que al dominicano residente en el exterior se le permita tener su "sueño dominicano", que conciste en tener su propia casa en su pueblo de origen, con mejores facilidades de precio y de crédito.  Facilidades más adecuadas de mudanzas y de traslado de sus vehículos, sin importar el año, si el mismo reune las condiciones adecuadas para circular en las calles de nuestro país.  

Crear proyectos agricolas de propiedad conjunta pública y privada, dándole facilidades de inversion prioritaria a los comerciantes residentes en el exterior, porque al ser estos copropietarios del proyecto, serían sus mejores clientes, para llevar estos productos a ser exportados hacia nuestras comunidades del exterior, y creando empleos para todos nuestros agricultores que aún residen en nuestros campos.

Mejorar las condiciones de vida, en nuestro país, de los familiares de los dominicanos residentes en el exterior, y asi bajar en lo más posible la presión mental y económica a que somos sometidos  los dominicanos, por la obligación de procurar mejores condiciones de vida de nuestros familiares en nuestro país.  

Así, de seguro, que después de escuchar detenidamente y ponderar los reclamos de nuestros conciudadanos residentes en el exterior, estaremos dispuestos a elaborar proyectos de leyes que introduciremos en la cámara para su discusión.   Además, aquí, recurriremos a nuestros oficiales electos, para que, a través de programas de superación, logremos que los miles de profesionales que residen en nuestra comunidad logren adecuar sus conocimientos profesionales a este isstema, y puedan optener empleos en sus áreas profesionales.

Aunque, por los acuerdos en que ha incurrido el Comité Politico de nuestro partido, tal vés no se nos de la oportunidad de ser uno de los candidatos a Diputado del Exterior que logre el triunfo en las elecciones del próximo 15 de Mayo, y les pueda representar en la Cámara de Diputados: Yo solo te pido y espero que, si quieres que yo sea tu diputado "Votes por mi cultura, no por mi cartera". 

Por Silvano A. Rodríguez
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Vota por mi cultura, no por mi cartera

Cuando, a mediados del 2014, después de poco más de 33 años residiendo en el exterior, exclusivamente en esta ciudad de Nueva York, pensábamos en que ya era tiempo de retirarnos del trabajo que actualmente aún desempeñamos, como Supervisor del Transporte Público de Autobuses, para la Autoridad Metropolitana de Transporte.  

Se nos ocurrió que podíamos tomar en cuenta las sugerencias que, por muchos años, recibíamos de cientos de nuestros amigos más allegados y compañeros del Partido de la Liberación Dominicana, para que optáramos por un cargo en el Comité Central o en la dirección estatal de nuestra organización.

En todas esas ocasiones, las que fueron numerosas, les contestamos a los  compañeros que no podíamos poner a competir nuestros conocimientos, ni nuestra capacidad intelectual en política, que tanto tiempo y sacrificio económico nos habían costado, con los recursos económicos de cualquier hoy funcionario o empresario que se decidiera a aspirar por el mismo cargo, pués lamentablemente hoy en día no existen los principios ideológicos que deben influenciar en la consciencia de un votante, sinó más bién, que el clientelismo es la base para que un ciudadano otorgue su voto al más acaudalado.

Esto lo pudimos comprobar al, después de ponderar la oportunidad que se había presentado, nos decidimos a buscar la posibilidad de representar a nuestro pueblo, como Diputado del Exterior, a partir del 16 de Agosto del 2016, en la Cámara de Diputados, ya que personalmente hemos puesto al 31 de Julio del próximo año como la fecha de retiro de nuestro actual trabajo, por lo que hicimos el anuncio de nuestra precandidatura. 

Pero, íOh sorpresa!;  inmediatamente, después de hacer públicas nuestras aspiraciones, casi todo el que se nos acercaba nos hablaba de dinero; de costosos proyectos de campaña, en los que estarían dispuestos a trabajar a nuestro lado.  Ahora muchos nos miran con sus caras alegres, y con la sonrisa "de oreja a oreja", y nos preguntan que: ¿Cuántos millones tenemos para la campaña?.

Nosotros pretendemos, si llegamos a ser  Diputado del Exterior, trabajar para que a los dominicanos que residimos fuera de nuestro país, se nos reconozcan y se nos permitan los beneficios que realmente merecemos; beneficios que hemos ganado por ser la principal fuente del ingreso de divisas a la economía de nuestro país; por ser uno de los sectores que más ingresos le produce al estado dominicano, a través de los altos impuestos que pagamos por los pasajes aéreos que compramos cuando viajamos a nuestro terruño, además del alto monto que consumimos e invertimos, cuando viajamos, por la elevada cantidad de dinero que llevamos en nuestras carteras.

Pretendemos que al dominicano residente en el exterior se le permita tener su "sueño dominicano", que conciste en tener su propia casa en su pueblo de origen, con mejores facilidades de precio y de crédito.  Facilidades más adecuadas de mudanzas y de traslado de sus vehículos, sin importar el año, si el mismo reune las condiciones adecuadas para circular en las calles de nuestro país.  

Crear proyectos agricolas de propiedad conjunta pública y privada, dándole facilidades de inversion prioritaria a los comerciantes residentes en el exterior, porque al ser estos copropietarios del proyecto, serían sus mejores clientes, para llevar estos productos a ser exportados hacia nuestras comunidades del exterior, y creando empleos para todos nuestros agricultores que aún residen en nuestros campos.

Mejorar las condiciones de vida, en nuestro país, de los familiares de los dominicanos residentes en el exterior, y asi bajar en lo más posible la presión mental y económica a que somos sometidos  los dominicanos, por la obligación de procurar mejores condiciones de vida de nuestros familiares en nuestro país.  

Así, de seguro, que después de escuchar detenidamente y ponderar los reclamos de nuestros conciudadanos residentes en el exterior, estaremos dispuestos a elaborar proyectos de leyes que introduciremos en la cámara para su discusión.   Además, aquí, recurriremos a nuestros oficiales electos, para que, a través de programas de superación, logremos que los miles de profesionales que residen en nuestra comunidad logren adecuar sus conocimientos profesionales a este isstema, y puedan optener empleos en sus áreas profesionales.

Aunque, por los acuerdos en que ha incurrido el Comité Politico de nuestro partido, tal vés no se nos de la oportunidad de ser uno de los candidatos a Diputado del Exterior que logre el triunfo en las elecciones del próximo 15 de Mayo, y les pueda representar en la Cámara de Diputados: Yo solo te pido y espero que, si quieres que yo sea tu diputado "Votes por mi cultura, no por mi cartera". 

Por Silvano A. Rodríguez