10 de enero de 2016

San Juan, Puerto Rico. Ayer sábado en la isla del encanto, la noticia que el Powerball tenía un bolsa acumulada de 900 millones de dólares tentó hasta aquellas personas que nunca juegan lotería. 


La crisis financiera que arropa a borinquen, incitó a muchos a cifrar sus esperanzas en la lotería multiestatal que se juega en varios estados de los Estados Unidos, Puerto Rico, Washington DC. e Islas Vírgenes.

 
Al entrar la noche, había mucho frenesí, nervios, ansiedad por saber cuales serían los seis bolos combinados y ganadores.


Pude entrevistar a varios ciudadanos puertorriqueños y dominicanos residentes aquí y en el exterior, a continuación sus respuestas. 


La periodista dominicana Iris Figuereo, expresó lo siguiente " Estoy en el globo, jugué porque en ese premio están envueltos el futuro de muchas familias, la suerte hay que buscarla, cualquiera que se beneficie llevará una mejor vida para los suyos", dijo.


Por su lado la abogada puertorriqueña, Valery Rivera, manifestó " No juego con frecuencia, lo hice por la cantidad exorbitante de dinero acumulado, también por la esperanza de llevarme algo", apuntó. 


Asímismo el profesor de la disciplina de Judo Francisco Batista, también se expresó en esta forma, " En verdad tengo tantas personas que ayudar allá en mi pueblo Barahona, jugué para hacer grandes obras, si gano por supuesto".


En tanto que la periodista Wanda Capeles, residente en Orlando Florida, dijo en forma ecueta " Hay que tentar la suerte".


Esperanzada en ganarse los tentativos millones, la boricua Rose Mary Fonseca, indicó "Jugué para cambiar mi vida y la de muchas personas, ayudar a tantas gente que pasa hambre y necesidades", concluyó. 


Desde el cuatro de noviembre nadie en Puerto Rico, se ha llevado el Powerball, que si se lo gana una sola persona, podría llevarse 800 millones en plazos variables de 30 años o un solo pago de 496 millones, según explicó el director de la Lotería Electrónica de Puerto Rico, Armando Pérez Cruz.


Entrevistando a las personas arriba mencionada noté en todos ellos voz de esperanzas, de lograr cambiar sus condiciones de vidas, todos jugaron con distintas intenciones, ayudar a familiares, poder vivir sin preocupaciones y pagar sus deudas.


Hoy, una o varias personas amanecerán siendo los nuevos millonarios de Puerto Rico, Estados Unidos e Islas Vírgenes.


Por Dominga Valdez
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Dominicanos y puertorriqueños cifraron ayer esperanzas ganar Power Ball

San Juan, Puerto Rico. Ayer sábado en la isla del encanto, la noticia que el Powerball tenía un bolsa acumulada de 900 millones de dólares tentó hasta aquellas personas que nunca juegan lotería. 


La crisis financiera que arropa a borinquen, incitó a muchos a cifrar sus esperanzas en la lotería multiestatal que se juega en varios estados de los Estados Unidos, Puerto Rico, Washington DC. e Islas Vírgenes.

 
Al entrar la noche, había mucho frenesí, nervios, ansiedad por saber cuales serían los seis bolos combinados y ganadores.


Pude entrevistar a varios ciudadanos puertorriqueños y dominicanos residentes aquí y en el exterior, a continuación sus respuestas. 


La periodista dominicana Iris Figuereo, expresó lo siguiente " Estoy en el globo, jugué porque en ese premio están envueltos el futuro de muchas familias, la suerte hay que buscarla, cualquiera que se beneficie llevará una mejor vida para los suyos", dijo.


Por su lado la abogada puertorriqueña, Valery Rivera, manifestó " No juego con frecuencia, lo hice por la cantidad exorbitante de dinero acumulado, también por la esperanza de llevarme algo", apuntó. 


Asímismo el profesor de la disciplina de Judo Francisco Batista, también se expresó en esta forma, " En verdad tengo tantas personas que ayudar allá en mi pueblo Barahona, jugué para hacer grandes obras, si gano por supuesto".


En tanto que la periodista Wanda Capeles, residente en Orlando Florida, dijo en forma ecueta " Hay que tentar la suerte".


Esperanzada en ganarse los tentativos millones, la boricua Rose Mary Fonseca, indicó "Jugué para cambiar mi vida y la de muchas personas, ayudar a tantas gente que pasa hambre y necesidades", concluyó. 


Desde el cuatro de noviembre nadie en Puerto Rico, se ha llevado el Powerball, que si se lo gana una sola persona, podría llevarse 800 millones en plazos variables de 30 años o un solo pago de 496 millones, según explicó el director de la Lotería Electrónica de Puerto Rico, Armando Pérez Cruz.


Entrevistando a las personas arriba mencionada noté en todos ellos voz de esperanzas, de lograr cambiar sus condiciones de vidas, todos jugaron con distintas intenciones, ayudar a familiares, poder vivir sin preocupaciones y pagar sus deudas.


Hoy, una o varias personas amanecerán siendo los nuevos millonarios de Puerto Rico, Estados Unidos e Islas Vírgenes.


Por Dominga Valdez