12 de febrero de 2016

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX) calificó de inaceptable el informe sobre la situación de los derechos humanos en la República Dominicana remitido por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). 
 El Ministerio de Relaciones Exteriores alega que el informe fue  elaborado con “datos inexactos, prejuicios, juicios obsoletos y graves omisiones”, en total  desconocimiento de los  avances alcanzados en el país  por   la administración del presidente Danilo Medina.
LA CIDH pide al país devolver la nacionalidad a todos los nacidos en el país afectados por la sentencia 168/13 del Tribunal Constitucional (TC), la mayoría de ascendencia haitiana.  “El Gobierno de la República aprecia los reconocimientos que la CIDH hace en su informe al Estado dominicano en materia de avances en la protección de los derechos humanos, pero lamenta profundamente que dicho documento esté cargado de informaciones y juicios obsoletos, desconocedores de cambios significativos y sesgados a partir de una visión incompleta y hasta prejuiciada de la realidad”,  señalo  la Cancillería en su respuesta al organismo internacional.
Expresa que con la aplicación de la Ley 169-14, una iniciativa del gobierno central para resolver el conflicto  generado en materia migratoria por la sentencia 168-14 del Tribunal Constitucional, se atendieron los problemas de nacionalidad que enfrentaban determinados grupos de personas.
Al mismo tiempo  Cancillería Dominicana califico  el informe  como una especulación  sobre el  proceso migratorio llevado a cabo por la República Dominicana cuando se alega que miles de personas no pudieron acogerse a la categoría B de la referida ley y que, por lo tanto, han quedado en condición de apátrida.
El Ministerio de Relaciones Exteriores expresó que las  personas nacidas en el país, de padres extranjeros, inscritas en la Oficialía del Registro Civil, quedó resuelto con  la  aplicación de la Ley 169-14, “por lo que es inaceptable e injusta la acusación que hace la CIDH sobre la supuesta existencia de una política deliberada de privación arbitraria de la nacionalidad de cientos de miles de personas en la República Dominicana”.

Dorca Almonte

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Califican de inexacto informe en contra del país

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX) calificó de inaceptable el informe sobre la situación de los derechos humanos en la República Dominicana remitido por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). 
 El Ministerio de Relaciones Exteriores alega que el informe fue  elaborado con “datos inexactos, prejuicios, juicios obsoletos y graves omisiones”, en total  desconocimiento de los  avances alcanzados en el país  por   la administración del presidente Danilo Medina.
LA CIDH pide al país devolver la nacionalidad a todos los nacidos en el país afectados por la sentencia 168/13 del Tribunal Constitucional (TC), la mayoría de ascendencia haitiana.  “El Gobierno de la República aprecia los reconocimientos que la CIDH hace en su informe al Estado dominicano en materia de avances en la protección de los derechos humanos, pero lamenta profundamente que dicho documento esté cargado de informaciones y juicios obsoletos, desconocedores de cambios significativos y sesgados a partir de una visión incompleta y hasta prejuiciada de la realidad”,  señalo  la Cancillería en su respuesta al organismo internacional.
Expresa que con la aplicación de la Ley 169-14, una iniciativa del gobierno central para resolver el conflicto  generado en materia migratoria por la sentencia 168-14 del Tribunal Constitucional, se atendieron los problemas de nacionalidad que enfrentaban determinados grupos de personas.
Al mismo tiempo  Cancillería Dominicana califico  el informe  como una especulación  sobre el  proceso migratorio llevado a cabo por la República Dominicana cuando se alega que miles de personas no pudieron acogerse a la categoría B de la referida ley y que, por lo tanto, han quedado en condición de apátrida.
El Ministerio de Relaciones Exteriores expresó que las  personas nacidas en el país, de padres extranjeros, inscritas en la Oficialía del Registro Civil, quedó resuelto con  la  aplicación de la Ley 169-14, “por lo que es inaceptable e injusta la acusación que hace la CIDH sobre la supuesta existencia de una política deliberada de privación arbitraria de la nacionalidad de cientos de miles de personas en la República Dominicana”.

Dorca Almonte