16 de febrero de 2016

A no ser por la voz de alerta de los vecinos del sector La Esperanza, en los Ríos, pudo haber decenas de muertos por la explosión de la envasadora  El Sol Gas. 

Según narran los vecinos no  hay personas desaparecidas, ya que está con sus familiares el niño que se presumía estaba bajo los escombros de un edificio que colapsó.
Leimy Morel aseguró que muchos de los residentes estaban negados a salir de sus casas cuando sintieron el olor a gas, a las 6:00 de la mañana, porque estaba un poco a oscuras, pero cuando vieron que se estaba expandiendo el gas, porque se veía nublado, comenzaron a salir.
Agregó que muchos de los vehículos que estaban ubicados a los alrededores resultaron con daños y que su padre Felipe Vinicio Morel, de 61 años, resultó con graves quemaduras y está en cuidados intensivos del hospital Ney Arias Lora.
Camilo Torres aseguró que no hay personas desaparecidas y que el adolescente de 14 años, que se creía que estaba desaparecido, está con su familia.
Dijo que esa explosión pudo evitarse porque ellos protestaron cuando la iban a ampliar hace unos meses, pero que igual le otorgaron los permisos y lograron agrandarla.
En tanto que el diputado Tobías Crespo visitó el lugar y llamó a las autoridades del Ministerio de Industria y Comercio, de Medio Ambiente y del  Ayuntamiento del Distrito Nacional a tomar cartas en el asunto para que situaciones como estas no vuelvan a ocurrir y para que se cumplan las normativas.
También solicitó que a los afectados se le dé una indemnización por los daños causados a sus propiedades.
Ambiente
En el lugar hay unidades de rescate de los bomberos buscando entre los escombros, mientras que se ha impedido el acceso a la estación de gas.  También hay  miembros de la Defensa Civil y  el Ejército con unidades caninas trabajando en las labores.
Aunque habían pasado más de tres horas de la explosión, a las 10:20 de la mañana se mantenía el olor a gas. En tanto que agentes policiales custodian la zona donde se derrumbó un edificio de tres plantas y decenas de viviendas resultaron afectas, así como vehículos.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Vecinos dieron la voz de alerta; Van 2 explosiones de GLP en una semana en el DN

A no ser por la voz de alerta de los vecinos del sector La Esperanza, en los Ríos, pudo haber decenas de muertos por la explosión de la envasadora  El Sol Gas. 

Según narran los vecinos no  hay personas desaparecidas, ya que está con sus familiares el niño que se presumía estaba bajo los escombros de un edificio que colapsó.
Leimy Morel aseguró que muchos de los residentes estaban negados a salir de sus casas cuando sintieron el olor a gas, a las 6:00 de la mañana, porque estaba un poco a oscuras, pero cuando vieron que se estaba expandiendo el gas, porque se veía nublado, comenzaron a salir.
Agregó que muchos de los vehículos que estaban ubicados a los alrededores resultaron con daños y que su padre Felipe Vinicio Morel, de 61 años, resultó con graves quemaduras y está en cuidados intensivos del hospital Ney Arias Lora.
Camilo Torres aseguró que no hay personas desaparecidas y que el adolescente de 14 años, que se creía que estaba desaparecido, está con su familia.
Dijo que esa explosión pudo evitarse porque ellos protestaron cuando la iban a ampliar hace unos meses, pero que igual le otorgaron los permisos y lograron agrandarla.
En tanto que el diputado Tobías Crespo visitó el lugar y llamó a las autoridades del Ministerio de Industria y Comercio, de Medio Ambiente y del  Ayuntamiento del Distrito Nacional a tomar cartas en el asunto para que situaciones como estas no vuelvan a ocurrir y para que se cumplan las normativas.
También solicitó que a los afectados se le dé una indemnización por los daños causados a sus propiedades.
Ambiente
En el lugar hay unidades de rescate de los bomberos buscando entre los escombros, mientras que se ha impedido el acceso a la estación de gas.  También hay  miembros de la Defensa Civil y  el Ejército con unidades caninas trabajando en las labores.
Aunque habían pasado más de tres horas de la explosión, a las 10:20 de la mañana se mantenía el olor a gas. En tanto que agentes policiales custodian la zona donde se derrumbó un edificio de tres plantas y decenas de viviendas resultaron afectas, así como vehículos.