14 de junio de 2016

Los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes son violentados por las sociedades y familias que permiten que estos se dediquen a realizar trabajos remunerativos, porque no solo vulnera y obstaculiza el desarrollo físico y mental de los mismos, también son realizados sin medios de protección, en ambientes de riesgos, mal pagados y sin  tienen cobertura de salud. 


Esta problemática es mundial, actualmente 168 millones estan dedicados alguna actividad productiva, para América Latina y el Caribe la cifra es de 13 millones y en República Dominicana tenemos 300 mil niños trabajadores, según la encuesta de Hogar.

Desde  el año 2002 la Organización Internacional del Trabajo instauró  el 12 de junio como el día mundial  contra el  trabajo infantil, desde ese momento a través de convenios y resoluciones todos los países se comprometen a implementar políticas públicas para lograr que los niños en lugar de trabajar asistan a la escuela, pero aun las cifras indican que el problema persiste y es necesario implementar políticas públicas aplicables, efectivas y enérgicas que tenga consecuencias para los empleadores y para los familiares.

Y es que trabajar implica riesgos que afecta la salud por enfermedad o por accidentes, en el caso de los niños estos son más vulnerables porque estan en pleno desarrollo de sus capacidades físicas y mentales pero además la mayoría por asuntos de horarios o falta de motivación no asisten a la escuela.
Los riesgos a que estan sometidos pueden ser físicos, químicos psicológicos y sociales. El riesgo será directamente proporcional al tipo de actividad  realizada, en nuestro país fundamentalmente se dedican a trabajos agrícolas, mecánica, actividades de servicio como trabajo doméstico, lavado de carros, limpiar zapatos, actividades en la calle.

Un niño trabajando debe hacer más esfuerzo físico, necesitara tomar más agua, una alimentación adecuada que las propias condiciones del trabajo se lo impiden, tienen posibilidad de adquirir infecciones pues los niños con las manos sucias se llevan con frecuencia las manos a la boca y a los ojos, además interfiere con el tiempo de sueño y descanso

Las principales enfermedades que pueden adquirir pueden ser respiratorias, de la piel, odontológicas y mal nutrición, cuando la actividad es en la calle pueden ser abusados sexualmente, maltrato físico y ser inducidos al uso de drogas. En cuanto a los accidentes, las intoxicaciones con pesticidas, heridas graves, quemaduras, insolación y deshidratación grave son los principales tipos de problema según publicación de la Fundación Telefonía que investigo el impacto del trabajo infantil en varios países de América Latina.

En cuando a la salud mental en estos niños se genera una baja autoestima, en lugar de niños se relacionan con adultos, afectando la socialización, la creatividad, energía, saltando una etapa vital en el desarrollo fundamental del ser humano.

Es por eso que este problema no debe hacerse visible solo durante la fecha conmemorativa, las políticas públicas no deben quedarse en el papel, las instituciones estatales deben involucrar a la sociedad civil y a las familias, el sistema epidemiológico del país debe mantener una vigilancia especial a estos niños y datos estadísticos  adecuados para conocer la magnitud del problema.


Los niños son para estudiar, aprender, desarrollarse, jugar, divertirse, porque el trabajo daña su desarrollo, salud y alegría por lo tanto No es un juego de niños. No al trabajo infantil. 


Dra. Carmen Adames
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Impacto del trabajo infantil en la salud de los niños

Los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes son violentados por las sociedades y familias que permiten que estos se dediquen a realizar trabajos remunerativos, porque no solo vulnera y obstaculiza el desarrollo físico y mental de los mismos, también son realizados sin medios de protección, en ambientes de riesgos, mal pagados y sin  tienen cobertura de salud. 


Esta problemática es mundial, actualmente 168 millones estan dedicados alguna actividad productiva, para América Latina y el Caribe la cifra es de 13 millones y en República Dominicana tenemos 300 mil niños trabajadores, según la encuesta de Hogar.

Desde  el año 2002 la Organización Internacional del Trabajo instauró  el 12 de junio como el día mundial  contra el  trabajo infantil, desde ese momento a través de convenios y resoluciones todos los países se comprometen a implementar políticas públicas para lograr que los niños en lugar de trabajar asistan a la escuela, pero aun las cifras indican que el problema persiste y es necesario implementar políticas públicas aplicables, efectivas y enérgicas que tenga consecuencias para los empleadores y para los familiares.

Y es que trabajar implica riesgos que afecta la salud por enfermedad o por accidentes, en el caso de los niños estos son más vulnerables porque estan en pleno desarrollo de sus capacidades físicas y mentales pero además la mayoría por asuntos de horarios o falta de motivación no asisten a la escuela.
Los riesgos a que estan sometidos pueden ser físicos, químicos psicológicos y sociales. El riesgo será directamente proporcional al tipo de actividad  realizada, en nuestro país fundamentalmente se dedican a trabajos agrícolas, mecánica, actividades de servicio como trabajo doméstico, lavado de carros, limpiar zapatos, actividades en la calle.

Un niño trabajando debe hacer más esfuerzo físico, necesitara tomar más agua, una alimentación adecuada que las propias condiciones del trabajo se lo impiden, tienen posibilidad de adquirir infecciones pues los niños con las manos sucias se llevan con frecuencia las manos a la boca y a los ojos, además interfiere con el tiempo de sueño y descanso

Las principales enfermedades que pueden adquirir pueden ser respiratorias, de la piel, odontológicas y mal nutrición, cuando la actividad es en la calle pueden ser abusados sexualmente, maltrato físico y ser inducidos al uso de drogas. En cuanto a los accidentes, las intoxicaciones con pesticidas, heridas graves, quemaduras, insolación y deshidratación grave son los principales tipos de problema según publicación de la Fundación Telefonía que investigo el impacto del trabajo infantil en varios países de América Latina.

En cuando a la salud mental en estos niños se genera una baja autoestima, en lugar de niños se relacionan con adultos, afectando la socialización, la creatividad, energía, saltando una etapa vital en el desarrollo fundamental del ser humano.

Es por eso que este problema no debe hacerse visible solo durante la fecha conmemorativa, las políticas públicas no deben quedarse en el papel, las instituciones estatales deben involucrar a la sociedad civil y a las familias, el sistema epidemiológico del país debe mantener una vigilancia especial a estos niños y datos estadísticos  adecuados para conocer la magnitud del problema.


Los niños son para estudiar, aprender, desarrollarse, jugar, divertirse, porque el trabajo daña su desarrollo, salud y alegría por lo tanto No es un juego de niños. No al trabajo infantil. 


Dra. Carmen Adames