10 de septiembre de 2016

La cancelación de visado estadounidense a Roberto Rosario ha generado un consenso de rechazo y el reclamo de una explicación sobre las razones que tuvo la embajada de Estados Unidos.

A pesar de los habituales revuelos que han provocado las declaraciones del embajador estadounidense James Brewster (por tocar la corrupción y promover el derecho de descendientes haitianos y la comunidad LGTB), el Gobierno no ha emitido una manifestación de protesta contra la embajada de Estados Unidos. Esta vez que hay un hecho directo contra un funcionario dominicano, la Cancillería informó que espera la notificación oficial de la embajada para difundir su posición a una decisión que desde el jueves está muy confirmada.

El diputado Víctor Suárez, presidente de la comisión permanente de Relaciones Exteriores en la Cámara Baja, pidió a la Cancillería valerse de los procedimientos diplomáticos para solicitar a la embajada una aclaración sobre el asunto. Para el legislador, “no se puede dejar el caso a la interpretación” y el país merece una explicación por las relaciones que mantienen ambos Estados.

Que si traerá fricciones en las relaciones que mantiene República Dominicana con ese país. A juicio del director de la carrera de Relaciones Internacionales de Unicaribe, Luis González, esta situación no debería provocar consecuencias binacionales, como tampoco es necesario que se dé un canal oficial de notificación. Pero el abogado especialista en materia migratoria, Roque Rodríguez, asegura que cuando se trata de la cancelación de una visa diplomática, como fue el caso, existe un protocolo para agotar ese proceso. A Rosario le retiraron las visas personal y diplomática.

Si bien se trata de una decisión soberana, la Ley de Inmigración y Nacionalidad estadounidense establece una serie de situaciones por las cuales ese país no admite la entrada de un ciudadano. Entre ellas, por enfermedad contagiosa o trastornos mentales, la comisión de un crimen, la relación de la persona con terrorismo u otras actividades contra la seguridad nacional, como espionaje. 
También se han dado cancelaciones de visados por antecedentes de corrupción. 
La embajada no ha dado razones, más allá de recordar su autoridad de revocar visas “sobre la base de información que salga a la luz, en cualquier momento, que influya en que una persona se considere elegible…”. Roque Rodríguez explica que la embajada generalmente otorga al individuo una hoja que explica las razones de la decisión conforme a visados, información que no tendría que hacerla pública, salvo casos especiales, como podría ser el de Rosario. 

En base a los motivos de cancelación de visado, el exvicepresidente de la República, Rafael Alburquerque, tildó la decisión de Estados Unidos como “extraña”. “Yo creo que las cancelaciones generalmente de visa son por alguna actitud delincuencial o algo. Todo el mundo conoce la actitud honorable, seria y responsable que ha tenido siempre el licenciado Roberto Rosario, de manera que para todos es muy extraña esta cancelación”, dijo Alburquerque. 

El miembro de la Junta Central Electoral José Ángel Aquino opinó que bajo ningún caso el país en cuestión debe usar el mecanismo de cancelación de visado, “como un instrumento para expresar que se está o no de acuerdo con un funcionario dominicano. Al final, lo ideal es que expliquen las razones para evitar cualquier especulación”. 

La coordinadora general de la organización Participación Ciudadana, Josefina Arvelo, también se sumó a la petición de una explicación de la embajada, por tratarse de un funcionario del Estado dominicano.


Fuente://www.elcaribe.com.do/
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Piden que EE.UU. explique cancelación de visas de Roberto Rosario

La cancelación de visado estadounidense a Roberto Rosario ha generado un consenso de rechazo y el reclamo de una explicación sobre las razones que tuvo la embajada de Estados Unidos.

A pesar de los habituales revuelos que han provocado las declaraciones del embajador estadounidense James Brewster (por tocar la corrupción y promover el derecho de descendientes haitianos y la comunidad LGTB), el Gobierno no ha emitido una manifestación de protesta contra la embajada de Estados Unidos. Esta vez que hay un hecho directo contra un funcionario dominicano, la Cancillería informó que espera la notificación oficial de la embajada para difundir su posición a una decisión que desde el jueves está muy confirmada.

El diputado Víctor Suárez, presidente de la comisión permanente de Relaciones Exteriores en la Cámara Baja, pidió a la Cancillería valerse de los procedimientos diplomáticos para solicitar a la embajada una aclaración sobre el asunto. Para el legislador, “no se puede dejar el caso a la interpretación” y el país merece una explicación por las relaciones que mantienen ambos Estados.

Que si traerá fricciones en las relaciones que mantiene República Dominicana con ese país. A juicio del director de la carrera de Relaciones Internacionales de Unicaribe, Luis González, esta situación no debería provocar consecuencias binacionales, como tampoco es necesario que se dé un canal oficial de notificación. Pero el abogado especialista en materia migratoria, Roque Rodríguez, asegura que cuando se trata de la cancelación de una visa diplomática, como fue el caso, existe un protocolo para agotar ese proceso. A Rosario le retiraron las visas personal y diplomática.

Si bien se trata de una decisión soberana, la Ley de Inmigración y Nacionalidad estadounidense establece una serie de situaciones por las cuales ese país no admite la entrada de un ciudadano. Entre ellas, por enfermedad contagiosa o trastornos mentales, la comisión de un crimen, la relación de la persona con terrorismo u otras actividades contra la seguridad nacional, como espionaje. 
También se han dado cancelaciones de visados por antecedentes de corrupción. 
La embajada no ha dado razones, más allá de recordar su autoridad de revocar visas “sobre la base de información que salga a la luz, en cualquier momento, que influya en que una persona se considere elegible…”. Roque Rodríguez explica que la embajada generalmente otorga al individuo una hoja que explica las razones de la decisión conforme a visados, información que no tendría que hacerla pública, salvo casos especiales, como podría ser el de Rosario. 

En base a los motivos de cancelación de visado, el exvicepresidente de la República, Rafael Alburquerque, tildó la decisión de Estados Unidos como “extraña”. “Yo creo que las cancelaciones generalmente de visa son por alguna actitud delincuencial o algo. Todo el mundo conoce la actitud honorable, seria y responsable que ha tenido siempre el licenciado Roberto Rosario, de manera que para todos es muy extraña esta cancelación”, dijo Alburquerque. 

El miembro de la Junta Central Electoral José Ángel Aquino opinó que bajo ningún caso el país en cuestión debe usar el mecanismo de cancelación de visado, “como un instrumento para expresar que se está o no de acuerdo con un funcionario dominicano. Al final, lo ideal es que expliquen las razones para evitar cualquier especulación”. 

La coordinadora general de la organización Participación Ciudadana, Josefina Arvelo, también se sumó a la petición de una explicación de la embajada, por tratarse de un funcionario del Estado dominicano.


Fuente://www.elcaribe.com.do/