30 de septiembre de 2016

El presidente de la República de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha vuelto a encender la polémica, esta vez al compararse con Adolf Hitler, informa Reuters.

Interviniendo ante los periodistas en una rueda de prensa después de su visita a Vietnam, Duterte ha señalado que algunos críticos le describen como "el primo de Hitler".
Tras recordar que Hitler mató a millones de judíos, el mandatario dijo: "En Filipinas viven 3 millones de drogadictos. Me encantaría asesinarlos. Si en Alemania tenían a Hitler, en Filipinas tenemos…". En este momento hizo una pausa y se señaló a sí mismo.
Tras ganar las elecciones en mayo, Rodrigo Duterte lanzó una macabra llamada a sus conciudadanos: "Si conocen a algún drogadicto, mátenlo, ya que sería demasiado doloroso pedir que lo hagan sus padres". 
Desde que el líder filipino asumió el cargo a finales de julio, la guerra contra las drogas ha dejado más de 3.500 muertos a manos de la Policía, las fuerzas de seguridad y las milicias ciudadanas que patrullan las calles del país. 
Los métodos de Duterte han provocado fuertes críticas por parte de EE.UU., la Unión Europea y laONU, que los consideran una clara violación de los derechos humanos.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Presidente de Filipinas dice que es "Hitler": Promete exterminar a todos los drogadictos del país

El presidente de la República de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha vuelto a encender la polémica, esta vez al compararse con Adolf Hitler, informa Reuters.

Interviniendo ante los periodistas en una rueda de prensa después de su visita a Vietnam, Duterte ha señalado que algunos críticos le describen como "el primo de Hitler".
Tras recordar que Hitler mató a millones de judíos, el mandatario dijo: "En Filipinas viven 3 millones de drogadictos. Me encantaría asesinarlos. Si en Alemania tenían a Hitler, en Filipinas tenemos…". En este momento hizo una pausa y se señaló a sí mismo.
Tras ganar las elecciones en mayo, Rodrigo Duterte lanzó una macabra llamada a sus conciudadanos: "Si conocen a algún drogadicto, mátenlo, ya que sería demasiado doloroso pedir que lo hagan sus padres". 
Desde que el líder filipino asumió el cargo a finales de julio, la guerra contra las drogas ha dejado más de 3.500 muertos a manos de la Policía, las fuerzas de seguridad y las milicias ciudadanas que patrullan las calles del país. 
Los métodos de Duterte han provocado fuertes críticas por parte de EE.UU., la Unión Europea y laONU, que los consideran una clara violación de los derechos humanos.