21 de noviembre de 2016

Después de que el el candidato por el Partido Republicano, Donald Trump, venciera en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cientos de norteamericanos de diferentes ciudades se manifestaron contra el futuro presidente de su país y todavía ven  posibilidades de que la demócrata Hillary Clinton  le arrebate la Presidencia a Trump.

Todo depende del Colegio Electoral. Clinton venció a Trump en el voto popular con una diferencia de poco más de 1.569.824 sufragios. Pero el sistema electoral estadounidense se rige por el voto indirecto, es decir a través del Colegio Electoral, donde votan los representantes. Es aquí que Trump obtuvo 290 votos contra 232 de su rival demócrata.
Sin embargo, el resultado no es oficial hasta que los miembros del Colegio Electoral se reúnan y emitan su voto el próximo 19 de diciembre. En las elecciones del 8 de noviembre, la población eligió a los delegados de su estado, y estos serán quienes elijan al presidente. Pero los delegados pueden votar por uno u otro candidato, o abstenerse de votar.

En una entrevista que ha concedido al periódico ruso 'Znak', el sociólogo Borís Kagarlitski aborda el posible futuro de EE.UU., cuya población parece haberse dividido en dos partes bien diferenciadas.

"Presentan a Trump como a un nuevo Hitler"

Este analista estima que ciertos estadounidenses, a través de sus protestas y peticiones, plantean abiertamente un golpe de Estado que en esta etapa "no va a suceder" pero, si impugnan a Trump en el futuro, podrían planear una conspiración que provocaría agresiones armadas.
Asimismo, considera que los críticos "bloquearán las iniciativas" y votarán contra cualquiera de los proyectos legislativos del futuro mandatario, a quien "los demócratas intentan presentar como un nuevo Hitler".

"Una rebelión contra el régimen económico"

Borís Kagarlitski asegura que Donald Trump y sus simpatizantes representan "una rebelión de ciertos sectores económicos y grupos sociales" contra el Gobierno del todavía presidente de EE.UU., Barack Obama, porque tienen "una estrecha conexión con el mercado interno" y "entienden que la globalización destruye sus empresas y a sus consumidores".
Para este especialista, el multimillonario traerá "el fin de la época de la globalización y el neoliberalismo", porque ya no hay recursos para su continuación, y terminará una época que comenzó con quienes fueron presidente de EE.UU., Ronald Reagan, y primera ministra británica, Margaret Thatcher.
En su opinión, eso está "muy bien" porque "desmonta todo el estado social", pero le parece que aún es muy temprano para sacar alguna conclusión, porque el presidente electo de EE.UU. aún no ha ocupado su cargo, con lo cual no queda claro "si entiende la importancia de esta nueva época histórica".

"Trump es un hombre de acción"

Kagarlitski destaca que Trump es "un hombre de acción que representa una oportunidad de cambiar algo de verdad" y, como se expresa abiertamente contra la inmigración ilegal, los radicales de izquierda enseguida le acusan de racismo.
Al respecto, recuerda que "resulta imposible que las acciones políticas sean perfectamente humanitarias en todos sus aspectos" y que "si quieres evitar víctimas, nunca alcanzarás nada la política".
En este sentido, Borís Kagarlitski está seguro de que la clave es el estatus ilegal de ciertos inmigrantes de EE.UU., que trabajan en empleos que podrían ocupar los propios norteamericanos para mejorar la economía del país.


De todos modos, subraya que las especulaciones de que solo votaran por Donald Trump hombres blancos no son ciertas, dado que muchas personas se dieron cuenta de que, si alcanzaba el poder, "aumentarían sus ganancias"; de hecho, "la construcción del famoso muro fronterizo creará muchísimos puestos de trabajo, incluso en México".


“Donald Trump será destituido”, dice el profesor que predijo su triunfo electoral

El profesor Allan Lichtman predijo en septiembre que el contendiente republicano Donald Trump ganaría las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Y así fue. El profesor predice ahora que Trump será destituido.
P. ¿Por qué predice que Trump será destituido?
R. Esta es una predicción basada en mis instintos propios, no he seguido ningún tipo de análisis como sí hice con la predicción de la victoria del republicano. Pero hay dos razones:
La primera es que Trump es una persona incontrolable, una bala perdida. Eso no gusta a los republicanos del Congreso. Están nerviosos, ninguno sabe realmente el tipo de políticas que Trump apoya. Preferirían ver al predecible, cristiano y conservador Mike Pence, el vicepresidente de Trump, como presidente.
Además, Trump ha mostrado numerosas veces ser alguien que respeta poco la ley. El Departamento de Justicia demostró que discriminaba contra afroamericanos en los procesos de contratación en sus compañías. Su fundación (Fundación Trump) no está registrada como una ONG en el Estado de Nueva York, donde opera, algo que es ilegal. Se ha demostrado que esta misma fundación hizo donaciones ilegales a la campaña del magnate. Hay mucha evidencia de que Trump también usó esta fundación para pagar deudas personales.
Trump también violó el embargo de Cuba cuando eso era un delito serio. 12 mujeres han alegado que él les acosó sexualmente, alguna de ellas podría denunciarle. Y no olvidemos que fue la denuncia de Paula Jones la que abrió la puerta al impeachment de Bill Clinton.
P. ¿Qué razonamiento utilizó para predecir la victoria de Trump?
R. Fui capaz de predecir acertadamente el triunfo de Donald Trump, lo opuesto a lo que anunciaban los sondeos y la gran mayoría de comentaristas políticos. Utilicé mi sistema de predicción: “Las llaves para la Casa Blanca”, que no tienen en cuenta las encuestas ni ningún otro tipo de análisis político convencional. Las llaves se guían por la tesis de que las elecciones presidenciales estadounidenses se basan en la fortaleza del partido en poder, en este caso el Partido Demócrata.
Desarrollé este método en 1981 tras estudiar cada elección presidencial desde 1860 a 1980. Usando esa información, desarrollé las 13 llaves. Son preguntas de una simple respuesta sí o no. Si seis o más de las llaves van en contra del partido en poder, ese partido perderá las elecciones. Hemos predicho correctamente todas las elecciones desde entonces, nueve seguidas (1984 - 2016).
P. ¿Cuáles fueron algunas de las “llaves” en contra de los demócratas estas elecciones?
R. El Partido Demócrata sufrió grandes pérdidas en las elecciones 2014; su presidente actual no era candidato; los demócratas tuvieron una fase de primarias muy peleada por la nominación del partido. El segundo mandato del partido no contó con ningún gran cambio o mejora en política doméstica como el programa de sanidad de Obama durante su primer mandato, ni ningún éxito unificador en política exterior como la muerte de Osama Bin Laden, el líder de Al Qaeda, durante su primer mandato.
P. ¿Cómo recomendaría que periodistas, comentaristas y observadores de las elecciones actúen de cara a las próximas elecciones dada la gran sorpresa que causó la victoria de Trump para la mayoría?
R. Creo que el error está en la cobertura diaria de las campañas. Es inútil. Dígame, ¿acaso se acuerda usted de una, tan sólo una, de las frases sobre la campaña electoral que han comentado los llamados expertos políticos que pasan horas hablando en las grandes cadenas de televisión? ¡No! Intentan afectar la opinión pública sin basarse en mucho, centrándose en episodios particulares e ignorando las cuestiones centrales de una campaña: el contenido.
Hay que hacer menos caso a los sondeos, a los comentaristas, e intentar entender y exponer con más claridad cómo serían las presidencias de cada candidato, que en este caso eran Hillary Clinton y Donald Trump.
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Un golpe de Estado contra Trump el 19 de diciembre

Después de que el el candidato por el Partido Republicano, Donald Trump, venciera en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cientos de norteamericanos de diferentes ciudades se manifestaron contra el futuro presidente de su país y todavía ven  posibilidades de que la demócrata Hillary Clinton  le arrebate la Presidencia a Trump.

Todo depende del Colegio Electoral. Clinton venció a Trump en el voto popular con una diferencia de poco más de 1.569.824 sufragios. Pero el sistema electoral estadounidense se rige por el voto indirecto, es decir a través del Colegio Electoral, donde votan los representantes. Es aquí que Trump obtuvo 290 votos contra 232 de su rival demócrata.
Sin embargo, el resultado no es oficial hasta que los miembros del Colegio Electoral se reúnan y emitan su voto el próximo 19 de diciembre. En las elecciones del 8 de noviembre, la población eligió a los delegados de su estado, y estos serán quienes elijan al presidente. Pero los delegados pueden votar por uno u otro candidato, o abstenerse de votar.

En una entrevista que ha concedido al periódico ruso 'Znak', el sociólogo Borís Kagarlitski aborda el posible futuro de EE.UU., cuya población parece haberse dividido en dos partes bien diferenciadas.

"Presentan a Trump como a un nuevo Hitler"

Este analista estima que ciertos estadounidenses, a través de sus protestas y peticiones, plantean abiertamente un golpe de Estado que en esta etapa "no va a suceder" pero, si impugnan a Trump en el futuro, podrían planear una conspiración que provocaría agresiones armadas.
Asimismo, considera que los críticos "bloquearán las iniciativas" y votarán contra cualquiera de los proyectos legislativos del futuro mandatario, a quien "los demócratas intentan presentar como un nuevo Hitler".

"Una rebelión contra el régimen económico"

Borís Kagarlitski asegura que Donald Trump y sus simpatizantes representan "una rebelión de ciertos sectores económicos y grupos sociales" contra el Gobierno del todavía presidente de EE.UU., Barack Obama, porque tienen "una estrecha conexión con el mercado interno" y "entienden que la globalización destruye sus empresas y a sus consumidores".
Para este especialista, el multimillonario traerá "el fin de la época de la globalización y el neoliberalismo", porque ya no hay recursos para su continuación, y terminará una época que comenzó con quienes fueron presidente de EE.UU., Ronald Reagan, y primera ministra británica, Margaret Thatcher.
En su opinión, eso está "muy bien" porque "desmonta todo el estado social", pero le parece que aún es muy temprano para sacar alguna conclusión, porque el presidente electo de EE.UU. aún no ha ocupado su cargo, con lo cual no queda claro "si entiende la importancia de esta nueva época histórica".

"Trump es un hombre de acción"

Kagarlitski destaca que Trump es "un hombre de acción que representa una oportunidad de cambiar algo de verdad" y, como se expresa abiertamente contra la inmigración ilegal, los radicales de izquierda enseguida le acusan de racismo.
Al respecto, recuerda que "resulta imposible que las acciones políticas sean perfectamente humanitarias en todos sus aspectos" y que "si quieres evitar víctimas, nunca alcanzarás nada la política".
En este sentido, Borís Kagarlitski está seguro de que la clave es el estatus ilegal de ciertos inmigrantes de EE.UU., que trabajan en empleos que podrían ocupar los propios norteamericanos para mejorar la economía del país.


De todos modos, subraya que las especulaciones de que solo votaran por Donald Trump hombres blancos no son ciertas, dado que muchas personas se dieron cuenta de que, si alcanzaba el poder, "aumentarían sus ganancias"; de hecho, "la construcción del famoso muro fronterizo creará muchísimos puestos de trabajo, incluso en México".


“Donald Trump será destituido”, dice el profesor que predijo su triunfo electoral

El profesor Allan Lichtman predijo en septiembre que el contendiente republicano Donald Trump ganaría las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. Y así fue. El profesor predice ahora que Trump será destituido.
P. ¿Por qué predice que Trump será destituido?
R. Esta es una predicción basada en mis instintos propios, no he seguido ningún tipo de análisis como sí hice con la predicción de la victoria del republicano. Pero hay dos razones:
La primera es que Trump es una persona incontrolable, una bala perdida. Eso no gusta a los republicanos del Congreso. Están nerviosos, ninguno sabe realmente el tipo de políticas que Trump apoya. Preferirían ver al predecible, cristiano y conservador Mike Pence, el vicepresidente de Trump, como presidente.
Además, Trump ha mostrado numerosas veces ser alguien que respeta poco la ley. El Departamento de Justicia demostró que discriminaba contra afroamericanos en los procesos de contratación en sus compañías. Su fundación (Fundación Trump) no está registrada como una ONG en el Estado de Nueva York, donde opera, algo que es ilegal. Se ha demostrado que esta misma fundación hizo donaciones ilegales a la campaña del magnate. Hay mucha evidencia de que Trump también usó esta fundación para pagar deudas personales.
Trump también violó el embargo de Cuba cuando eso era un delito serio. 12 mujeres han alegado que él les acosó sexualmente, alguna de ellas podría denunciarle. Y no olvidemos que fue la denuncia de Paula Jones la que abrió la puerta al impeachment de Bill Clinton.
P. ¿Qué razonamiento utilizó para predecir la victoria de Trump?
R. Fui capaz de predecir acertadamente el triunfo de Donald Trump, lo opuesto a lo que anunciaban los sondeos y la gran mayoría de comentaristas políticos. Utilicé mi sistema de predicción: “Las llaves para la Casa Blanca”, que no tienen en cuenta las encuestas ni ningún otro tipo de análisis político convencional. Las llaves se guían por la tesis de que las elecciones presidenciales estadounidenses se basan en la fortaleza del partido en poder, en este caso el Partido Demócrata.
Desarrollé este método en 1981 tras estudiar cada elección presidencial desde 1860 a 1980. Usando esa información, desarrollé las 13 llaves. Son preguntas de una simple respuesta sí o no. Si seis o más de las llaves van en contra del partido en poder, ese partido perderá las elecciones. Hemos predicho correctamente todas las elecciones desde entonces, nueve seguidas (1984 - 2016).
P. ¿Cuáles fueron algunas de las “llaves” en contra de los demócratas estas elecciones?
R. El Partido Demócrata sufrió grandes pérdidas en las elecciones 2014; su presidente actual no era candidato; los demócratas tuvieron una fase de primarias muy peleada por la nominación del partido. El segundo mandato del partido no contó con ningún gran cambio o mejora en política doméstica como el programa de sanidad de Obama durante su primer mandato, ni ningún éxito unificador en política exterior como la muerte de Osama Bin Laden, el líder de Al Qaeda, durante su primer mandato.
P. ¿Cómo recomendaría que periodistas, comentaristas y observadores de las elecciones actúen de cara a las próximas elecciones dada la gran sorpresa que causó la victoria de Trump para la mayoría?
R. Creo que el error está en la cobertura diaria de las campañas. Es inútil. Dígame, ¿acaso se acuerda usted de una, tan sólo una, de las frases sobre la campaña electoral que han comentado los llamados expertos políticos que pasan horas hablando en las grandes cadenas de televisión? ¡No! Intentan afectar la opinión pública sin basarse en mucho, centrándose en episodios particulares e ignorando las cuestiones centrales de una campaña: el contenido.
Hay que hacer menos caso a los sondeos, a los comentaristas, e intentar entender y exponer con más claridad cómo serían las presidencias de cada candidato, que en este caso eran Hillary Clinton y Donald Trump.