8 de noviembre de 2021

VRS
El VRS es responsable anualmente de 90.000 hospitalizaciones pediátricas y 4.500 muertes infantiles.

La posibilidad de que un niño de 2 años haya sido infectado por el VRS es superior a una probabilidad del 95% y el riesgo de que un niño de 1 año haya sido hospitalizado en los Estados Unidos por una infección de VRS es del 2%. En el Estado español se estima que las infecciones por el VRS originan anualmente entre 15.000 y 20.000 visitas pediátricas de urgencia y de 7.000 a 14.000 hospitalizaciones.

Es el aviso que más se repite entre padres y madres cuándo acaban de tener un bebé y empieza el frío: el virus respiratorio sincitial, conocido como VRS. Aunque este verano se registró un rebrote impropio durante la época de sol y temperaturas altas, ahora es cuando la amenaza se hace más evidente. Este comporta, a veces, el ingreso hospitalario de los niños y aunque no es la consecuencia final más repetida sí ha llegado prácticamente a colapsar las urgencias en ciertos momentos.

Ver noticia completa entrando a ELNACIONAL.CAT
compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

El otro virus que no se detiene y no tiene vacuna: el VRS de los bebés

VRS
El VRS es responsable anualmente de 90.000 hospitalizaciones pediátricas y 4.500 muertes infantiles.

La posibilidad de que un niño de 2 años haya sido infectado por el VRS es superior a una probabilidad del 95% y el riesgo de que un niño de 1 año haya sido hospitalizado en los Estados Unidos por una infección de VRS es del 2%. En el Estado español se estima que las infecciones por el VRS originan anualmente entre 15.000 y 20.000 visitas pediátricas de urgencia y de 7.000 a 14.000 hospitalizaciones.

Es el aviso que más se repite entre padres y madres cuándo acaban de tener un bebé y empieza el frío: el virus respiratorio sincitial, conocido como VRS. Aunque este verano se registró un rebrote impropio durante la época de sol y temperaturas altas, ahora es cuando la amenaza se hace más evidente. Este comporta, a veces, el ingreso hospitalario de los niños y aunque no es la consecuencia final más repetida sí ha llegado prácticamente a colapsar las urgencias en ciertos momentos.

Ver noticia completa entrando a ELNACIONAL.CAT